domingo, marzo 3, 2024
HomeNoticiero DigitalInternacionalesLas razones por las que el terremoto de Turquía fue tan fuerte

Las razones por las que el terremoto de Turquía fue tan fuerte

(CNN Español) — Poco después de las 4 a.m., cuando la mayoría de las personas dormía, un fuerte terremoto de magnitud 7,8 azotó Turquía.

El sismo fue tan intenso que se sintió en otros países de la región del Medio Oriente, sobre todo en el noroeste de Siria. Las consecuencias del terremoto —que ya es considerado el sismo más poderoso en suelo turco en más de 80 años— han sido devastadoras.

¿Por qué el terremoto en Turquía y Siria es uno de los más letales de este siglo?

Hay varios factores para que este terremoto haya sido tan fuerte y devastador, hasta el momento ha ocasionado al menos 125 réplicas de magnitud 4 o mayor. Carlos Miguel Valdés González, doctor del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que Turquía se encuentra en una zona compleja que es propicia para los sismos, pues prácticamente el país se encuentra rodeado por tres placas.

“En la parte norte, (Turquía) tiene a la placa euroasiática, en la parte sur a la placa africana y en la parte sureste a la placa arábiga“, comentó Valdés en entrevista con CNN en Español.

Según el académico de la UNAM, la parte más externa de la Tierra es en la que vivimos, a la cual se le conoce como corteza y que nos podemos imaginar como un rompecabezas esférico. Las piezas de dicho rompecabezas son las placas y se mueven en diferentes direcciones empujadas por el calor interno del planeta. Al punto en el que las placas hacen contacto unas con otras se le conoce como falla.

En promedio, dice Valdés, cada año las placas se mueven de 3 a 6 centímetros a una velocidad que el humano no detecta. Al irse moviendo, se van acumulando esfuerzos o energía en los puntos de contacto (fallas) de las placas. Cuando esa energía acumulada en las fallas ya no resiste y la roca se rompe, se produce un sismo, cuya magnitud dependerá de la energía que se acumuló y del tamaño de la ruptura en la falla en cuestión.

Específicamente, “el sismo que ocurrió en la zona de Turquía y de Siria (…) es un evento relacionado a la falla Anatolia del Este (u Oriental)”, la cual pasa por Gaziantep, lugar del epicentro en el sureste del país, explicó el académico.

El sismo tuvo consecuencias catastróficas en parte porque la falla de Anatolia Oriental se encuentra en zonas muy pobladas, agregó Valdés. El desastre aumentó debido a que el evento fue “somero”, es decir, se originó a poca profundidad de la superficie (a casi 18 kilómetros), por lo que las ondas sísmicas se propagaron con mayor facilidad.

“La energía se transforma en lo que nosotros conocemos como ondas superficiales, que son ondas grandes, ondas que además tienen una duración larga. Es complicado hablar de la duración de un sismo, pero yo estimaría que para la magnitud de 7,8 de este sismo en algunos lugares (…) pudo ser fácilmente más de un minuto, difícilmente más de dos minutos”, indicó.

Una liberación de energía similar también podría ocurrir en el norte de Turquía (Estambul, por ejemplo, está en el noroeste), ya que en esa zona del país pasa la falla Anatolia del Norte, pero no se puede predecir cuándo sucederá.

RELATED ARTICLES

Most Popular