domingo, mayo 26, 2024
HomeNoticiero DigitalInternacionalesSobrevivientes del terremoto en Siria están abandonados

Sobrevivientes del terremoto en Siria están abandonados

Provincia de Idlib, Siria (CNN) — Mohammad, de tres meses, está solo en cuidados intensivos, con la cabecita y el rostro cubiertos de vendajes y tubos conectados a un ventilador. Está solo en cada respiración laboriosa que toma.

Los vecinos encontraron a Mohammad, quien perdió a sus padres en el terremoto de magnitud 7,8 del lunes pasado, y lo llevaron al hospital en el último territorio controlado por los rebeldes en el noroeste de Siria. En las horas posteriores al terremoto, este hospital en Idlib recibió 700 pacientes.

Los pocos hospitales que quedaron en pie, después de años de bombardeos de los regímenes ruso y sirio, estaban mal equipados para hacer frente a una emergencia de esta magnitud. Las instalaciones médicas en el noroeste se vieron abrumadas y hubo heridos tirados en los pasillos y en los pisos.

El número combinado de muertes en Turquía y Siria asciende actualmente a más de 36.000. El número de muertos confirmado en Siria es de 4.574. Ese número incluye más de 3.160 en partes del noroeste de Siria controladas por la oposición, según el Ministerio de Salud de la autoridad de gobierno del Gobierno de Salvación.

La situación en Siria es totalmente diferente a la de Turquía, donde decenas de países y organizaciones internacionales han ofrecido equipos de rescate, donaciones y ayuda. La entrega de suministros urgentes a las áreas afectadas por el terremoto en el norte de Siria se ha visto complicada por una guerra civil de larga duración entre las fuerzas de la oposición y el gobierno sirio, encabezado por el presidente Bashar al-Assad, acusado de matar a su propio pueblo.

Los huérfanos que dejó el terremoto en Turquía y Siria se enfrentan a un futuro incierto

“Este es el mayor desastre que hemos tenido”, dijo el Dr. Ahmad Alaabd a CNN durante una visita al hospital Babs Al Hawa, administrado por la Sociedad Médica Siria Estadounidense (SAMS), este fin de semana. “Nos ocupamos de las heridas de guerra, pero nunca nos enfrentamos a lidiar con tantas bajas”.

SAMS y otros hicieron un llamado a la comunidad internacional para solicitar asistencia urgente, pero solo comenzó a llegar a fines de la semana pasada: muy poca, demasiado tarde.

“Pedimos ayuda pero no hubo respuesta, especialmente en los críticos primeros dos o tres días”, dijo Alaabd. “Perdimos muchos pacientes debido a la escasez de suministros médicos. Si los tuviéramos, podríamos haber salvado más vidas”.

Docenas que necesitan cirugías complejas permanecen en el hospital, muchas en cuidados intensivos. Los suministros y equipos necesarios aún no han llegado.

Los sirios dicen que sus gritos de ayuda durante los días más oscuros de la guerra fueron ignorados y una vez más se les deja solos recogiendo los pedazos sin apoyo internacional.

Siria se siente abandonada

En esta parte de Siria, la vida parece un ciclo interminable de pérdida y dolor. La mayoría ha huido de sus hogares varias veces, escapando de una campaña despiadada del régimen sirio y de Rusia.

La falta de movilización urgente por parte de la comunidad internacional tras el desastre natural más mortífero que la región ha presenciado en generaciones los ha dejado aún más desilusionados.

Ismail Abdullah, de los Cascos Blancos, le dijo a CNN que su grupo había estado documentando el sufrimiento durante una década, pero sus repetidos pedidos de ayuda no dieron resultado.

“Llamamos al mundo entero un millón de veces para detener los bombardeos, nadie se detuvo. Dijimos que usaron armas químicas. Ahora, después de la crisis humanitaria, sabemos que no consideran que la población del noroeste de Siria son seres humanos”, dijo Abdullah. “Si enviaron el equipo pesado y el equipo avanzado de búsqueda y rescate para localizar a los atrapados debajo de los escombros, por supuesto que podríamos haber salvado a más personas”.

El viernes pasado, después de 108 horas de búsqueda, el grupo, también conocido como Defensa Civil Siria, anunció el fin de la operación de rescate. En cambio, la misión se convirtió en una de búsqueda y recuperación.

Los grupos de ayuda ya habían estado advirtiendo de una crisis humanitaria cuando el duro invierno comenzó a azotar. En Bsaina, los afortunados tienen tiendas de campaña. Otros duermen a la intemperie con niños, desesperados por algún refugio.

“Estábamos durmiendo bajo los árboles… pero hace tanto frío que vinimos aquí”, dijo Umm Sultan, rompiendo a llorar con su nieto de 2 años en brazos.

“Ojalá hubiéramos muerto con todos los demás para no pasar por esto”, dijo. “Solo sobrevivimos para vivir esta miseria y agonía”.

La ONU admite fallas en Siria

La noche del terremoto, la gente corría por las calles descalza y gritando, empapada y congelada por el fuerte aguacero y sin dónde refugiarse, recordó.

“Oímos a la gente gritar, ‘sáquennos… sáquennos’. Luego se quedaron en silencio. Todos ellos murieron. No había nadie allí para sacarlos. Dos días después sacaron a un niño y una niña. Sus cadáveres aún estaban calientes”.

No había camiones de ayuda haciendo fila en la frontera turco-siria el sábado. En cambio, había un flujo constante de cadáveres. Más de 1.000 refugiados sirios perecieron en el terremoto de Turquía y ahora regresan a casa en bolsas para cadáveres.

Mientras los hombres rezan por sus muertos, una madre rompió en llanto, sus gritos de angustia por toda su familia resuenan en el estacionamiento.

“Este es un niño pequeño… esta una niña”, dijo un hombre mientras cargaban cuerpo tras cuerpo en un camión.

La ayuda finalmente ha comenzado a llegar, con los convoyes de la ONU que cruzaron a la región desde Turquía a través del cruce de Bab Al-Hawa durante el fin de semana. Pero, ¿hasta dónde llegará?

El domingo, Martin Griffiths, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, tuiteó desde la frontera entre Turquía y Siria diciendo que la gente del noroeste de Siria “se siente con abandonada con razón”.

“Hasta ahora le hemos fallado a la gente en el noroeste de Siria”, dijo Griffiths y agregó que su enfoque y obligación ahora es “corregir este fracaso lo más rápido que podamos”.

RELATED ARTICLES

Most Popular