martes, marzo 5, 2024
HomeNoticiero DigitalEl telescopio Webb detecta el asteroide más pequeño jamás visto

El telescopio Webb detecta el asteroide más pequeño jamás visto

(CNN) — El telescopio espacial, James Webb, observó el objeto cósmico más pequeño hasta la fecha: un asteroide desconocido del tamaño del Coliseo romano.

Un equipo de astrónomos europeos realizó la detección de la roca espacial. La misma tiene entre 100 a 200 metros de largo y está ubicada en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter.

El cinturón, en forma de anillo, alberga a la mayoría de los asteroides del sistema solar. El cinturón de asteroides principal está muy alineado con el plano de la eclíptica, o el mismo plano que incluye la órbita de la Tierra alrededor del sol.

El asteroide puede ser uno de los más pequeños jamás detectados en el cinturón principal. Objetos cósmicos tan pequeños y oscuros son increíblemente difíciles de observar, pero los astrónomos ahora cuentan con Webb para descubrir más asteroides de este tamaño en el futuro.

Otras observaciones ayudarán a los astrónomos para saber más sobre el asteroide y confirmar que es realmente un objeto recién descubierto.

La detección del asteroide ocurrió por casualidad, cuando el equipo de investigación de Webb enfocó el Instrumento infrarrojo medio del telescopio, o MIRI, sobre el asteroide del cinturón principal (10920) 1998 BC1, descubierto originalmente en 1998, para tomar imágenes de calibración.

“De manera completamente inesperada, detectamos un pequeño asteroide en las observaciones de calibración de MIRI”, dijo Thomas Müller, astrónomo del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre en Alemania, en un comunicado.

Los asteroides son los restos de la formación del sistema solar, y los astrónomos han determinado la ubicación de más de 1,1 millones de ellos.

Muchos asteroides siguen siendo desconocidos, y el hallazgo de Webb sugiere que el poderoso telescopio infrarrojo tiene la capacidad de descubrir muchos más objetos rocosos pequeños que de otro modo habrían escapado a la detección.

El lado positivo de una observación “fallida”

Las imágenes de calibración que tomó el equipo de investigación de Webb en su intento de observar el asteroide (10920) 1998 BC1 no resultaron como era esperado y se consideraron una falla técnica porque el objeto parecía muy brillante.

Los astrónomos aún pudieron usar los datos para probar una nueva técnica para determinar la órbita y el tamaño de un asteroide. Las observaciones de (10920) 1998 BC1 se combinaron con datos de la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea y telescopios terrestres.

Mientras analizaban los datos, los investigadores detectaron un “intruso” en sus observaciones: el nuevo asteroide hacía su primera aparición.

“Nuestros resultados muestran que incluso las observaciones de Webb ‘fallidas’ pueden ser científicamente útiles, si tienes la mentalidad correcta y un poco de suerte”, dijo Müller. “Nuestra detección ocurrió sobre el cinturón principal de asteroides, pero la increíble sensibilidad de Webb hizo posible ver este objeto de aproximadamente 100 metros a una distancia de más de 100 millones de kilómetros”.

Y los astrónomos no se sorprenderán si otras rocas espaciales desconocidas se cuelan en las futuras imágenes de Webb.

“Este es un resultado fantástico que destaca las capacidades de MIRI para detectar por casualidad un asteroide de un tamaño previamente indetectable en el cinturón principal”, dijo Bryan Holler, científico de apoyo de Webb en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore, en un comunicado. “Nuevas de estas observaciones están en proceso de programación, ¡y estamos esperando nuevos intrusos de asteroides en esas imágenes!”

RELATED ARTICLES

Most Popular