martes, junio 18, 2024
HomeDespués de ClaseEl graffiti ¿una expresión libre?

El graffiti ¿una expresión libre?

En este programa se tuvo a David Vinza, artista plástico por la Universidad San Francisco de Quito y diplomado en ciencias políticas quien revisó los inicios históricos del graffiti, remontándose a la antigua Roma hasta llegar a era dorada en la Nueva York de los 70s a los 80s, con Taki 183 como su máximo referente.

Centrándose en la situación de Quito, Vinza habló sobre cómo se deberían designar espacios adecuados para que artistas y personas en general se puedan apropiar de ellos y exponer sus creaciones. El artista señaló que, de esta manera, esta expresión artística ya no se llevaría en la clandestinidad.

Como contexto, en julio de 2019, Juan Sebastián Aguirre, más conocido como Apitatán, pintó un mural sin autorización en el barrio quiteño de Bellavista. Este retrataba a parejas del mismo sexo besándose, apelando así a la libertad de expresar el amor por quien se deseara. Si bien la obra de Apitatán recibió múltiples elogios, en septiembre del mismo año fue vandalizado, después de que vecinos del lugar se quejaron ante la policía por las acciones del artista. Esto demuestra la posición dividida que hay en torno a esta expresión de arte urbano en Quito.

Desde las entidades municipales, la Ordenanza Metropolitana No. 0332 sanciona con una multa del 50% de una Salario Básico Unificado a quien se encuentre realizando graffitis dentro del Distrito Metropolitano de Quito, además de 1 a 3 años de cárcel. 5 si es que se encuentran agravantes.

Si bien hay sectores de la capital ecuatoriana en que se acepta más a este tipo de arte urbano, como La Floresta y Monteserrín, los artistas siente que todavía existen varias restricciones burocráticas para obtener permisos, por lo que todavía se ve distante la libertad artística que hay en ciudades como Bogotá, Medellín o Berlín.

RELATED ARTICLES

Most Popular

En este programa se tuvo a David Vinza, artista plástico por la Universidad San Francisco de Quito y diplomado en ciencias políticas quien revisó los inicios históricos del graffiti, remontándose a la antigua Roma hasta llegar a era dorada en la Nueva York de los 70s a los 80s, con Taki 183 como su máximo referente.

Centrándose en la situación de Quito, Vinza habló sobre cómo se deberían designar espacios adecuados para que artistas y personas en general se puedan apropiar de ellos y exponer sus creaciones. El artista señaló que, de esta manera, esta expresión artística ya no se llevaría en la clandestinidad.

Como contexto, en julio de 2019, Juan Sebastián Aguirre, más conocido como Apitatán, pintó un mural sin autorización en el barrio quiteño de Bellavista. Este retrataba a parejas del mismo sexo besándose, apelando así a la libertad de expresar el amor por quien se deseara. Si bien la obra de Apitatán recibió múltiples elogios, en septiembre del mismo año fue vandalizado, después de que vecinos del lugar se quejaron ante la policía por las acciones del artista. Esto demuestra la posición dividida que hay en torno a esta expresión de arte urbano en Quito.

Desde las entidades municipales, la Ordenanza Metropolitana No. 0332 sanciona con una multa del 50% de una Salario Básico Unificado a quien se encuentre realizando graffitis dentro del Distrito Metropolitano de Quito, además de 1 a 3 años de cárcel. 5 si es que se encuentran agravantes.

Si bien hay sectores de la capital ecuatoriana en que se acepta más a este tipo de arte urbano, como La Floresta y Monteserrín, los artistas siente que todavía existen varias restricciones burocráticas para obtener permisos, por lo que todavía se ve distante la libertad artística que hay en ciudades como Bogotá, Medellín o Berlín.