domingo, mayo 26, 2024
HomeOpiniónCon traje morado

Con traje morado

Samantha Chenoa Yépez Renjifo*

Cuando pensamos en automovilismo, automáticamente, viene a la mente una figura masculina. Sin embargo, a través de los años las mujeres han roto este paradigma y han corrido a grandes velocidades sin que nadie ni nada las detenga.

Hay muchos nombres que podrían entrar y de los que se podría hablar cuando de ese deporte se trata, como, por ejemplo: Genevra Delphine Mudge, la primera estadounidense en conseguir permiso para conducir, y considerada por muchos, la primera mujer piloto de la historia. O  Michele Mouton, la francesa que ganó cuatro competiciones de Rally y nueve podios. Ellas abrieron paso a las nuevas generaciones que se atrevieron a ponerse el traje de carreras y aplastar el pedal a fondo.

Cada vez son más las mujeres que se interesan por los deportes y apuestan por llevar hacia ese rumbo su carrera profesional. Según Nielsen Sports y su informe Women and Sports, hoy, casi el 50% de la población femenina alrededor del mundo se ve atraída por el deporte. Esto se ha podido dar gracias a todas las deportistas que visibilizan su lucha día a día para romper las barreras sociales,  aunque, como mujer, querer vivir del deporte todavía es un desafío. Esto hace que la búsqueda de las deportistas por sobresalir en sus respectivas disciplinas se convierta en una tarea conjunta para obtener el reconocimiento que merecen dentro de una sociedad machista.

La modalidad más importante dentro del automovilismo es la Fórmula 1.  Se sabe que este es un deporte que, básicamente, lo practican niños y adolescentes que vienen de familias adineradas. Es por esto que, para el 2021, la W Series, un campeonato netamente femenino en el que compiten 20 mujeres de todo el mundo, se corrió en los mismos circuitos que la F1, generando así una mayor visibilidad entre las que estuvieron en esa temporada dentro de la parrilla.

En Ecuador, la gran figura del automovilismo es Doménika Arellano, quien con tan solo 14 años es considerada la mejor piloto del país. Doménika ha competido desde los 6 años y, actualmente, busca su puesto dentro de la Academia de Pilotos Ferrari, el programa de desarrollo para pilotos que quieren llegar a la Fórmula 1. En 2022, la quiteña fue parte del programa FIA Girls on Track, el cual ayuda a aumentar la participación de niñas y mujeres jóvenes en el automovilismo. Este es uno de los programas más importantes para las pilotos, y Doménika estuvo seleccionada entre más de 80 solicitudes: solo las 14 mejores fueron aceptadas.

Las mujeres han tratado de romper las distintas barreras sociales durante décadas, pero el problema es más complejo. Hoy, los carros simplemente están pensados para el manejo de hombres, sin tener en cuenta que las mujeres tienen otro tipo de cuerpos y necesidades en el momento de manejar. Por ejemplo, ellas tienden a sobresalir en las categorías de Karting o inferiores, pero cuando se trata de Fórmula 1 esto cambia. Los volantes de los monoplazas son extremadamente duros y difíciles de manejar en GP3, World Series e incluso en la F2, otras competencias automovilísticas donde no existen la dirección asistida, lo que ayuda a maniobrar sin esfuerzo al piloto. Esto quiere decir que, para poder mover el volante de manera correcta, las mujeres deberían llegar a tener una fuerza que, según varios preparadores físicos en un informe del Diario AS, las deportistas no van a llegar a tener. También es importante mencionar que la piloto colombiana Tatiana Calderón aseguró que al tener las piernas más cortas que sus compañeros llegar al freno era más complicado y, por ende, alcanzaba a frenar simplemente con la punta de pie, lo cual hacía que se rendimiento no sea el mejor, además de provocarle calambres.

Por otro lado, la dificultad para encontrar auspiciantes es común entre ambos sexos, pero aún así es más difícil para ellas. Lamentablemente, no hay suficientes mujeres para llegar a la cima. Es vital empezar a desarrollar espacios donde la mujer tome el rol principal y se deje atrás la comparación con los hombres, pues cuando te pones el casco y el traje, nadie juzga si se es hombre o mujer.

_______________________

*Estudiante de Negocios Deportivos. Me apasiona el deporte. Escribo sobre las luchas que las mujeres hemos afrontado y afrontamos para conseguir un lugar entre las distintas disciplinas que históricamente nos han hecho a un lado. A través de mis textos visibilizo nuestras hazañas y conquistas deportivas.
RELATED ARTICLES

Most Popular